Menu

Qué es una nube híbrida: funcionamiento y ventajas

Que cada vez hay más negocios que se deciden por el cloud computing como herramienta de almacenamiento masivo y gestión de procesos no es nada nuevo. Y, puesto que cada empresa tiene sus propias necesidades, la nube híbrida ha surgido como una de las opciones más solicitadas del mercado actual.

Este entorno cloud usa una mezcla de nube privada en las propias instalaciones de la compañía junto con la nube pública de un proveedor externo. Al posibilitar que las cargas de trabajo se muevan entre ambas según las necesidades y los costes del momento, la cloud híbrida ofrece una gran flexibilidad y más opciones de implementación de datos.

Qué es una nube híbrida

El Diccionario de la lengua española recoge la siguiente definición de nube en su octava acepción:

Espacio de almacenamiento y procesamiento de datos y archivos ubicado en internet, al que puede acceder el usuario desde cualquier dispositivo.

Teniendo en cuenta esto, y sabiendo que algo híbrido es el producto de elementos de distinta naturaleza, podría decirse que una hybrid cloud es un entorno informático que combina una nube pública y una nube privada, y permite que se compartan datos y aplicaciones entre sí.

Si la demanda de recursos informáticos y procesamiento varía, la informática en la cloud híbrida posibilita que las compañías escalen sin problemas su infraestructura local en la nubepública para administrar cualquier flujo de trabajo, sin que centros de datos de terceros accedan a los datos.

Las empresas se benefician de la flexibilidad y la capacidad informática de la cloud pública para tareas informáticas básicas y menos delicadas, mientras que mantienen las aplicaciones y los datos críticos para la organización en la infraestructura local, a resguardo detrás de un firewall propio.

La utilización de una nube híbrida también elimina la necesidad de caer en importantes gastos de capital para soportar picos en la demanda a corto plazo, o bien cuando se necesita liberar recursos locales para aplicaciones o datos más confidenciales.

Las compañías sólo tienen que pagar por aquellos recursos que usan de manera temporal en vez de tener que comprar, programar y mantener recursos y equipos extra que podrían estar inactivos durante mucho tiempo.

La informática en la cloud híbrida es “lo mejor de los mundos posibles”, puesto que ofrece todas las ventajas de la informática en la nube (flexibilidad, escalabilidad y rentabilidad) con el menor riesgo posible para los datos.

5 características principales de una cloud híbrida

Para comprender mejor cómo funciona una hybrid cloud hay que conocer las principales características de este entorno de cloud computing.

1. Seguridad

Con este tipo de cloud se puede escoger en qué nube se almacena la carga de trabajo crítica y dónde se guarda la menos importante. Esto permite un mayor control de los datos que tienen que estar protegidos. Una nube híbrida bien diseñada, integrada y administrada es totalmente segura.

2. Escalabilidad

Con una cloud híbrida se puede escalar más fácilmente de modo horizontal (scale outo vertical (scale up) de acuerdo con las necesidades de la compañía. Hay aplicaciones nativas de las nubes que permiten más cargas de trabajo mediante la virtualización.

3. API

Una API (interfaz de programación de aplicaciones) hace posible los puntos de contacto necesarios entre la nube pública y la privada. Esta está compuesta de software dirigido a administrar y controlar la ejecución de aplicaciones, la integración entre plataformas, el despliegue de recursos y la migración de las cargas de trabajo.

4. Interoperabilidad

Si una empresa utiliza una nube pública y una privada, pero estas no tienen ningún tipo de contacto es ilógico considerarla como cloud híbrida. Y es que la base de toda hybrid cloud se resume en un término: interoperabilidad. Deben haber puntos de contacto entre ambas, como por ejemplo un software compartido y poder hacer cargas o migraciones entres las dos.

5. Personalización

Una cloud híbrida permite usar una determinada estrategia de acuerdo con las necesidades de la organización, ya que aumenta la capacidad de elección al seleccionar datos y cargas de trabajo que están en cada nube, así como crear restricciones de acceso a los usuarios de la misma.

3 ventajas de una nube híbrida

Por supuesto, una cloud híbrida conlleva ciertos beneficios como los siguientes.

1. Rentabilidad

Este tipo de nubes permite un gran ahorro en costes, ya sea en infraestructuras o en aplicaciones. Y es que no es necesario ampliar los servidores internos, puesto que la nube pública cuenta con una capacidad de almacenamiento superior. De esta forma, se pueden destinar los recursos financieros a otros cometidos.

2. Fácil de administrar y gestionar

La migración entre la nube privada y la pública es bastante sencilla de ejecutar y, lo más importante, puede hacerse en todo momento.

3. Impulsa la innovación

Combinar la capacidad de negocio existente tradicional con las últimas estrategias está a la orden del día. El teletrabajo ha hecho que las empresas abran los ojos a esta realidad, por lo que los servicios virtuales tanto para los trabajadores como para los clientes están más que nunca al alza.

Hybrid Cloud, la mejor forma de trabajar

El modelo híbrido es muy eficaz para que las prioridades de TI se alineen con las necesidades empresariales beneficiándose de la mayor flexibilidad de las nubes híbridas frente a las públicas y privadas. No obstante, el nivel de flexibilidad variará según los objetivos establecidos y si las necesidades pueden variar en el futuro.

Las organizaciones que pretendan asegurar mejor los datos sin perder la potencia de una cloud pública como Microsoft Azure se pueden beneficiar al mover la información confidencial a una privada e interactuar con los recursos públicos.

En definitiva, una nube híbrida tiene un gran valor para compañías con cargas de trabajo dinámicas, con enormes cantidades de datos que procesar o con una mezcla de servicios de TI. Seguridad, escalabilidad, personalización y rentabilidad son sus puntos fuertes.