Menu

¿Qué diferencia hay entre un ERP y un CRM?

Toda empresa que se precie debería conocer las diferencias entre un ERP y un CRM, dos soluciones que pueden ayudar significativamente a conseguir la tan ansiada meta de incrementar la rentabilidad general de un negocio. 

 

Aunque tienen ciertas similitudes, estos dos tipos de software de gestión empresarial responden a distintos conceptos: 

 

  • ERP  (Enterprise Resources Planning): se refiere a la planificación de recursos empresariales.  

  • CRM (Customer Relationship Management): hace mención a la gestión de las relaciones con los clientes. 

 

La implantación de estos sistemas, que cada vez son más diversos y funcionales, busca adaptar una organización a la transformación digital mejorando en productividad, control y eficiencia, si bien sus campos de acciones son diferentes. 

 

A pesar de que algunas de las tareas específicas para los que fueron diseñados estos programas de gestión empresarial pueden ser realizadas por los otros, conviene no olvidar que ambos han sido ideados para desempeñar unos objetivos concretos. 

 

Sea como fuere, lo idóneo es que las empresas dispongan de los dos sistemas para llevar a cabo una mejor gestión de los procesos, puesto que al combinarlos se consigue maximizar la eficiencia y la rentabilidad de los negocios. 

 

Por eso, es fundamental que las empresas conozcan las principales diferencias entre un ERP y un CRM. Sin embargo, primero hay que saber qué son y cuáles son las ventajas de cada uno de estos programas de gestión empresarial. 


Qué es un ERP: 

Un sistema de Planificación de Recursos Empresariales es un software que sirve como apoyo para organizar toda la información clave de todos los departamentos que forman parte de una empresa. 

 

Sus funciones específicas atienden perfectamente áreas como ventas, inventarios, producción, finanzas, recursos humanos o contabilidad, entre otras. Su principal utilidad es facilitar la comunicación entre las áreas y equipos para tomar mejores decisiones. 

 

Un gran punto a favor del ERP es que es escalable, puesto que tiene diferentes módulos que se pueden añadir poco a poco a una empresa según va creciendo. Veámoslo mejor con un ejemplo: 

 

Si un negocio tiene pocos años, quizá en dicho momento solo requiera apoyo con la gestión en el área de ventas y finanzas, pero si va creciendo en personal y departamentos, podría integrar un módulo de recursos humanos para mantener una mejor organización y aumentar el rendimiento del equipo. 

 

Esta es una de las grandes diferencias entre un ERP y un CRM, si bien hay otras como veremos más adelante. 


Qué es un CRM 

Un sistema de Gestión de la Relación con los Clientes sirve para mejorar las relaciones comerciales de una organización con sus clientes. Es una estrategia empleada para gestionar las interacciones tanto con los consumidores como con los consumidores potenciales. 

 

Y es que un CRM construye lazos entre cliente y empresa para incrementar las ventas, mejorar el servicio y la experiencia y aumentar la rentabilidad: 

 

  • Como estrategia: es la manera en que se gestiona la relación con los clientes. 

  • Como proceso: fomenta y gestiona esa relación. 

  • Como tecnología: sirve para registrar, informar y analizar las interacciones que los usuarios tienen con la empresa. 

 

Cuáles son las 5 principales diferencias entre un ERP y un CRM:

Ambos se enfocan en maximizar los recursos y rentabilidad de las empresas, es importante saber diferenciarlos porque cada uno tiene características singulares que ayudan a identificar cuál es el que mejor se adapta a las necesidades de una empresa: 

 

ERP

CRM

Permite organizar, administrar y controlar los procesos de negocios que se realizan en la empresa.

Garantiza el registro de cada transacción e interacción con clientes actuales y potenciales.

Está ideado para las empresas.

Está orientado a los clientes.

Se enfoca en reducir costes.

Se enfoca en aumentar las ventas.

Ayuda a planificar recursos empresariales y controlar aspectos de producción, logística, inventario, contabilidad y distribución.

Brinda la información sobre cualquier cliente para satisfacer sus necesidades y para crear estudios de mercado que mejoren las estrategias comerciales.

Garantiza una mejor gestión empresarial si la compañía crece.

Garantiza la continuidad de la empresa en sus inicios.


¿Puede una empresa usar un ERP y un CRM a la vez? 

Aunque a priori pueda parecer que son sistemas incompatibles y que propicien  diferentes fricciones en la gestión intra departamental de cualquier empresa, la respuesta es que sí. Porque soluciones como Microsoft Dynamics 365 están diseñadas para ofrecer una respuesta integral en la nube para toda la operatividad y trazabilidad sobre cualquier área del negocio. Su cartera de aplicaciones inteligentes te permitirán responder en tiempo real cualquier consulta o gestión referida a tus clientes, operaciones, finanzas y mucho más.

De esta manera, todas las áreas de tu empresa estarán involucradas al disponer de la misma información, se evitarán malentendidos y aumentarás el intercambio de conocimientos. 

¿Te gustaría saber más? 

Solicita más información