Menu

Mientras llega la vacuna

Hola amigos, de nuevo por aquí y con el mismo tema que sigue siendo Trending Topic. El Covid-19

Lo que está claro es que esta situación y las decisiones que tomemos van a marcar nuestra hoja de ruta. Si teníamos una ya podemos tirarla y empezar de nuevo.

Después de esto, no seremos los mismos ni nosotros ni nuestras empresas. El mantra actual es “saldremos reforzados”. Yo pienso que no. No es por ser negativa, pero de esto no sale reforzado nadie. Lo que sí saldremos es con otras capacidades y si somos capaces de organizarnos, podremos superar ese efecto adverso.

Las empresas son personas, por lo que ahora más que nunca, el capital más preciado somos las personas.

Esto siempre se ha dicho y es cierto. Pero en la actual situación todavía hay que hacer más énfasis. En estos momentos es cuando se nos examina a toda la sociedad: empresas públicas, privadas y trabajadores.

Por eso, es fundamental la capacidad de adaptación que, en muchos casos, consiste en saber interpretar los cambios y aprender con rapidez.

Esto no es nada nuevo. Llevamos años escuchando charlas de neurocientíficos explicar la necesidad de tener plasticidad y de evolucionar nuestras mentalidades. En concreto Howard Gardner, quien formuló la teoría de las inteligencias múltiples, propone lo que denomina “Las cinco mentes del futuro”: la mente disciplinada, la mente sintética, la mente creativa, la mente respetuosa y la mente ética. 

  • La mente disciplinada: disciplina para seguir formándonos y aprendiendo a un ritmo constante.
  • La mente sintética: saber qué es lo importante y qué debemos ignorar.
  • La mente creativa: nuevas formas de pensar.
  • La mente respetuosa: entender y trabajar con personas diferentes, yendo más allá de lo políticamente correcto.
  • La mente ética: saber distinguir nuestro papel en el trabajo y como ciudadano, y de ser coherente con esos conceptos. Hacer esfuerzos por realizar un trabajo bien hecho y ejercer una buena ciudadanía.

Así que amigos, tomemos estos días como tiempo que se nos da para hacer un máster acelerado. Entrenemos estas mentalidades y capacidades. Y aceptemos el desafío, porque aunque no salgamos reforzados, ¡saldremos! Y depende de nosotros salir siendo mejores personas.

Un abrazo desde mi metro y medio de seguridad